Importancia del cuidado de las uñas

Las uñas constituyen un tipo de piel modificado por queratina, un tipo de proteína fibrosa muy resistente. Son partes vivas de nuestro organismo que se encuentran al final de los dedos de las manos y de los pies.

Las principales partes de las uñas son:

Matriz: También llamada raíz y es la parte situada debajo de la piel por donde la uña crece. Cutícula: Constituida por la parte de la piel que rodea la uña. Lúnula: Es la parte de color mas blanco situada en la base de la uña. Plato ungueal: Es la parte visible de la uña, lo que realmente se conoce como uña. Lecho ungueal: La parte de piel donde se apoya la uña.

Al igual que el resto del cuerpo, las uñas enferman. La salud de uñas es un fiel reflejo de la salud del cuerpo en general, así, por ejemplo, cuando las uñas se presentan con una coloración amarilla, seguramente nos estarán indicando que el hígado no funciona demasiado bien. A parte de estas manifestaciones, las uñas, como el resto de la piel, sufren las agresiones del medio exterior y requieren un cuidado adecuado para que no presenten un mal estado.

La salud de las uñas es, además de una cuestión de estética, una cuestión medica pues las uñas tienen la función de proteger las yemas de los dedos de las manos y pies y ayudar a mas manos a coger objetos con mayor facilidad.

Las principales causas que producen enfermedades en las uñas son las siguientes:

Enfermedades físicas

Uñas de color azul suelen indicar una mala circulación sanguínea o problemas de oxigenación debido a enfermedades como es asma. Uñas amarillentas nos delatan un hígado en malas condiciones o la presencia de un hongo. Cuando son frágiles, suelen mostrar problemas de reumatismo o mala salud en general. Cuando presentan surcos pueden indicar falta de vitamina B. Cuando falta vitamina C, hay tendencia a tener padrastros.

Alimentación

Las carencias de la vitaminas, minerales y proteínas producen muchos problemas de salud en las uñas. Esta comprobado que la falta de hierro genera uñas frágiles, la falta de biotina – vitamina H – produce uñas de escaso grosor que se rompen con facilidad. La vitamina A, B y C, el ácido fólico, el calcio, el cinc o el yodo son necesarios para mantenerlas en perfecto estado.

Agresiones exteriores

El contacto de las uñas con productos químicos – detergentes, productos de limpieza en general -, un contacto prolongado con el agua o con productos muy secos y absorbentes – papel, tiza, etc. – puede conducir a una sequedad excesiva de las uñas al eliminar o absorber la grasa natural que las protege. Además las uñas están situadas en el extremo de los dedos, por lo que fácilmente pueden recibir golpes o pisotones que producen lesiones en las mismas.

Los cuidados de las uñas para tenerlas en buen estado

Para tener una buena salud y evitar la fragilidad hay que tener ciertos cuidados de las uñas:

  • No se coma las uñas o las cutículas.

  • Para luchar contra la maceración proteja las uñas de jabones y detergentes (utilice guantes de algodón recubiertos de guantes de caucho en los trabajos domésticos)

  • Para el lavado de sus manos utilice mejor el agua fría que el agua caliente.

  • Las uñas se deben cortar después del baño.

  • Es mejor limar las uñas con cuidado que cortarlas.

  • El abuso de esmalte (sobre todo el esmalte a secado rápido) reseca la uña y la fragiliza. El disolvente (a base de acetona) reseca la raíz de la uña.

  • Hay quienes aseguran que la cutícula no se debe cortar; sin embargo, eso depende de cada caso, pues algunas veces solo hay que empujarla con un palito de naranjo cuando no es muy abundante, pero otras es necesario cortarla, ya que es demasiado grande.

  • Lo importante, en última instancia, es hidratar la zona de la cutícula con aceites especiales (ricos en vitamina E), para que la apariencia de las uñas sea pulcra y saludable. Así que cortar o empujar la cutícula dependerá de cada quien, aunque hay que aclarar que los excesos de la misma sobre la uña retrasan el crecimiento.

Cuidados de los diferentes tipos de uñas

  • En las uñas cortas y anchas: los bordes deben dejarse crecer y no limar nunca hasta la carne; la forma, ligeramente ovalada.

  • En las uñas alargadas en forma de almendra: se liman respetando la forma del ángulo, es decir ovaladas.

  • En las uñas triangulares: se deben limar respetando milímetros de borde.

  • Las uñas largas rectangulares: se liman rectas, sin apurar los bordes, siguiendo una línea perpendicular al dedo.

  • En las uñas redondas: se liman en óvalo dejando crecer un poco los bordes para aumentar su longitud.

Cuidados de las uñas con problemas

La mayoría de los problemas son normalmente signo de un trastorno temporal o simplemente falta de cuidado de las uñas. Para solucionar la mayoría de los problemas de las uñas se han inventado los productos serum, los superhidratantes y los regeneradores.

  • Cuidados de las uñas débiles que se doblan: hay que reforzar las uñas y aplicar un tratamiento de raíz con uno de los serum específicos de uñas, dando un masaje cada noche durante el tiempo necesario, a la vez que se aplica un producto endurecedor.

  • Cuidados de las uñas demasiado duras: son un signo claro de sequedad excesiva. Hay que proporcionarles sustancias hidratantes y suavizantes, varias veces al día y especialmente por la noche.

  • Cuidados de las uñas con nervaduras: las nervaduras o surcos transversales se producen casi siempre por el contacto con detergentes y productos abrasivos sin proteger las manos con guantes, por el uso de instrumentos afilados o quita cutículas agresivos. También se eliminan con una buena hidratación y aplicando la laca de uñas uniformemente.

  • Cuidados de las uñas quebradizas: las uñas se quiebran por deficiencia de queratina y o por deterioro de las sustancias vinculantes entre las distintas capas que forman la uña.

Fuente enbuenasmanos.com botanical-online.com

Destacados
Recientes
Archivos
Busca Información
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square