El arte de decorar tus uñas

La decoración de uñas ha surgido desde hace mucho tiempo, debido a que desde siempre no todas las mujeres gozaban por naturaleza de unas uñas largas, fuertes y bonitas. En todo momento la parte femenina de la humanidad estuvo decorando sus uñas.

En la Antigua China la gente sabia utilizó pinturas de distintos colores: de oro, de plata, más tarde el rojo y negro. Se sabe, que para coloración de uñas se utilizaban fórmulas muy extravagantes, que incluían en si materiales como cera, clara de huevo, gelatina y goma árabe. Precisamente en China, surgió la moda de llevar uñas largas. Sólo se lo podía permitir gente rica que llevaba un tipo de vida más bien ocioso. Para impedir su rotura, cuya longitud a veces llegaba a unos 10-13 cm, se utilizaban unos revestimientos especiales hechos de oro o bambú, decorados con piedras preciosas.

En Antiguo Egipto los distintos colores de pinturas sobre las uñas eran un código que significaba lo siguiente:

Si sus uñas estaban decoradas con colores vivos, indicaba que usted pertenecía a la familia real ó desempeñaba altos cargos públicos. A su vez, los esclavos, sólo podían pintar sus uñas de un color apagado. Algunas uñas estaba compuestas de manicura de oro macizo, que se encontraron en algunas tumbas egipcias.

Cleopatra pintaba sus uñas de color terracota utilizando la simple henna, ella prefirió utilizar la henna para pintar las uñas, yemas de los dedos y las palmas de las manos. Ésta fue la herramienta más popular para teñir las uñas a lo largo de la Edad Media.

Destacados
Recientes